Bentley ya es eléctrica.

Bentley empezó a pasarse a la era eléctrica con una nueva versión de su modelo más representativo

Desde Bentley aseguró que para el 2030 quiere tener todo su parque automotor 100% eléctrico pero antes necesita de un proceso el cual ya comenzó con el Flying Spur Hybrid. Bentley dio la noticia hace algún tiempo que para el 2030 se convertirá en una empresa completamente eléctrica. Para llegar a eso la firma necesita […]

Desde Bentley aseguró que para el 2030 quiere tener todo su parque automotor 100% eléctrico pero antes necesita de un proceso el cual ya comenzó con el Flying Spur Hybrid.

Bentley dio la noticia hace algún tiempo que para el 2030 se convertirá en una empresa completamente eléctrica. Para llegar a eso la firma necesita transitar un camino que ya tiene planteado. El mismo tiene como objetivo que en 2023 la firma tenga una versión híbrida para cada uno de sus modelos. El último en pasarse para ese lado fue el modelo más representativo de la casa y es por eso que se presentó hace pocos días el Flying Spur Hybrid.

Con el ambicioso objetivo de abandonar los motores nafteros que llevan décadas usando y, además, con el propósito de tener un balance nulo de emisiones de carbono toca meterse de lleno en la electrificación.

Por eso el Bentley Flying Spur fue el siguiente paso de una escalera eléctrica. Tomaron como punto de partida la experiencia acumulada con el Bentayga híbrido enchufable y evolucionaron su tecnología para acomodarla en un auto extremadamente representativo para la marca.

Por fuera los cambios son mínimos con respecto a un Flying Spur de combustión. Es más, es que es idéntico porque Bentley no quiso diferenciarlos y sólo se podrá diferenciar por la insignia Hybrid colocada justo tras los pasos de rueda delanteros, la tapa para el conector en la aleta trasera izquierda y las cuatro salidas de escape traseras en lugar de dos ovaladas.

En el interior pasa lo mismo y sigue manteniéndose el tono excepcional y los métodos de producción artesanales. El único punto diferenciador serán los botones específicos para el sistema híbrido o las opciones de visualización de energía en las pantallas.

Bajo el capot tamaño XXL del Flying Spur Hybrid se esconde una mecánica que ya se utilizó en otros modelos del Grupo Volkswagen. Combina un motor térmico 2.9 V6 con admisión forzada por turbo con un único motor eléctrico adosado a la salida del cigüeñal.

Por un lado la parte térmica produce 416 CV y la eléctrica 136 CV, la potencia combinada es de 544 CV y unos poderosos 750 Nm de par motor. Cifras muy buenas para un coche de su estilo en el que se prima el confort de marcha sin descuidar la velocidad con un sprint de 0-100 km/h en 4,3 segundos y 284 km/h de velocidad punta.

Mientras el consumo cae dramáticamente como nunca antes en el modelo, el peso sube hasta los 2.505 kg desde los 2.330 kg del Flying Spur V8 que sería el modelo equivalente por prestaciones. Para conseguir estas cifras el apartado eléctrico recurre a una batería de celdas de iones de litio de 14,1 kWh con la que el Flying Spur Hybrid podría moverse en modo 100% eléctrico más de 40 km consiguiendo la etiqueta CERO de la DGT.

La autonomía total anunciada está cifrada en unos 700 km (WLTP) para las tiradas largas, pero Bentley afirma que sus clientes podrán hacer el 90% de sus trayectos diarios sin llegar a arrancar el motor naftero.

El Bentley Flying Spur Hybrid aún no tiene precio anunciado pero la marca apunta que llegará a los distintos mercados antes de que acabe este año 2021.