Siempre un clásico

Aston Martin celebra los 100 años de su modelo más antiguo de una manera muy especial

El Aston Martin A3 es el vehículo más antiguo de la firma tiene en funcionamiento. Este auto cumple un siglo de vida y la marca lo festeja con una versión te sólo tres unidades del Vantage Roadster. Si bien la industria de la automotriz progresa constantemente en tecnología y seguridad, sin embargo las marcas no […]

El Aston Martin A3 es el vehículo más antiguo de la firma tiene en funcionamiento. Este auto cumple un siglo de vida y la marca lo festeja con una versión te sólo tres unidades del Vantage Roadster.

Si bien la industria de la automotriz progresa constantemente en tecnología y seguridad, sin embargo las marcas no se olvidan de sus raíces. De esos autos que los hicieron comenzar en un camino exitoso. Uno de esos casos es el de Aston Martin. La firma inglesa festeja los 100 años del vehículo más antiguo que aún se conserva en funcionamiento, el A3, lanzando una serie especial y muy limitada del Vantage Roadster en conmemoración.

En un mundo donde ya catalogamos de antiguo a un coche con 20 años, cumplir 100 años y seguir en funcionamiento es todo un hito. Esta gesta la consiguió el apodado A3, un Aston Martin que recibe su nombre por ser el tercero de los cinco primeros prototipos fabricados por la compañía.

Aquel vehículo fue ensamblado en las instalaciones que Aston Martin tenía en pleno Londres, en la Abingdon Road de Kensington, y su origen estuvo motivado para ser uno de los autos más rápidos de la época. Aunque las cifras puedan resultarnos ridículas hay que recordar que hablamos de hace 100 años.

El A3 se movía gracias a un motor de 1.5 litros con cuatro cilindros que producía una potencia máxima de 11,15 CV, menos que una moto actual de 125 cc. Su velocidad máxima registrada era de 136 km/h, suficientes para erigirle como uno de los coches más prestacionales de su categoría y conseguir el récord en el circuito de Brooklands en 1923.

El estado impecable de conservación del A3 no es algo casual. Originalmente fue propiedad de Lionel Martin, sí, uno de los fundadores que dan nombre a la marca. Finalmente fue restaurado por el especialista en Aston Martin clásicos Ecurie Bertelli para convertirse en uno de los tesoros de la compañía.

El Aston Martin Vantage Roadster que celebra el centenario del A3 es fruto de la colaboración entre la división Q de Aston Martin y AMHT (Aston Martin Heritage Trust’s), el departamento encargado del cuidado de los clásicos de la marca.

Al deportivo descapotable moderno de la casa se le realizan una serie de modificaciones exteriores como una nueva parrilla con entramado cuadrado y rematada en negro que luce con orgullo el emblema clásico de Aston Martin. Todo enmarcado en un nuevo perfil brillante. Las llantas también son nuevas con un diseño específico y en medidas de 20 pulgadas que reciben el color negro mientras que en su interior destacan las pinzas de freno doradas.

Como guiño al modelo clásico está muy logrado el detalle de las cintas de cuero que asoman por los laterales delanteros sobre placas de aluminio cepillado y que simulan los cierres del compartimento del motor en el A3. Bajo el capot no se anuncian cambios por lo que mantendrá el mismo motor 4.0 V8 biturbo de origen AMG con 510 CV y 685 Nm de par motor para conseguir un 0-100 km/h en 3,8 segundos y una velocidad punta de 306 km/h.

Pasando al interior también hay cambios. Se recurrió de manera extensiva al color negro para los tapizados y se introdujo el color bronce en las costuras. Los logotipos modernos se cambian también por la iconografía clásica de la marca y algunos elementos de la consola central se tiñen de bronce en un bonito guiño al clásico.

No hay precio anunciado para esta cortísima serie que estará limitada a tan solo tres unidades y de la que la marca afirma ya tener los pedidos abiertos, aunque como suele pasar es probable que las tres ya estén adjudicadas.